Hace unos meses en una conversación entre mamás en pleno cumpleaños infantil (el gran evento social para todas con hijos pequeños en estos días de crianza a full), dos de ellas, próximas ser madres por tercera vez, buscaban consejos entre las que ya tienen 3 o más hijos sobre cuál era la mejor alternativa en el mercado para adquirir la tercera silla de auto.

Considerando que ya tenían dos sillas, el huevito o silla nido del grupo 0 (comprada para el primer o segundo hijo) y las sillas que actualmente estaban usando sus hijos, del grupo 1 o 1-2-3 según las edades (todas con hijos que no superan los 5 años), la gran pregunta era si al mayor debían comprarle el alzador y ponerlo en el asiento del medio o bien comprar una silla tipo butaca para poder acomodar al hermano del medio, justo en el medio del auto. Así durante toda una tarde, las preguntas y opiniones iban y venían.

Al quedarme con la duda sobre qué factores considerar al momento de elegir la tercera silla para el auto y así cumplir con la nueva normativa en cuanto a Sistemas de Retención Infantil que entrará en plena vigencia en marzo de este 2017 en Chile, consulté a los expertos en sillas de auto de la Tienda Mini Nuts, empresa que importa sillas europeas entre las que destacan las marcas Cybex y Peg-Perego, todas acreditadas en Chile, y estas fueron las recomendaciones que Paula Deimel, gerenta de marketing de Mini Nuts nos entregó al respecto:

Relacionado: Los cambios que trae la nueva normativa de tránsito para el transporte de niños de hasta 12 años

1. Considerar siempre que la compra de una tercera silla, antes que un “problema” es seguridad para tus hijos. En este punto, frente a las críticas o incomodidad que ha generado en la opinión pública la nueva ley de tránsito sobre SRI, hay que pensar que esta ley está hecha para que nuestros hijos vayan más seguros en sus autos. En Europa o Estados Unidos, es ley desde hace muchos años y con esto se ha conseguido minimizar la tasa de mortalidad infantil en accidentes autos, que es una de las principales causas de muerte entre niños entre 0 a 5 años en el mundo. Es un dato duro y que da para pensar. Las sillas de auto son una inversión, no un gasto y así es cómo debemos, como padres, pensar y proceder.

2. Si la tercera silla será para un hijo sobre los 3-4 años y más de 15 kilos, analizar la compra de una butaca v/s alzador. Aquí hay dos miradas al respecto y lo importante es analizar cuál es la que mejor se acomoda al tamaño de la parte trasera de tu auto.

a) Comprar butaca y no alzador. Diversos test y estudios sobre seguridad en sillas de auto han demostrado que el “booster” o alzador no protege de la misma manera frente a un impacto que el tener a los niños en butaca, donde al ir más protegidos por la estructura de la silla que rodea todo su cuerpo y permite una mejor sujeción del cinturón de seguridad del auto, las consecuencias frente a un choque podrían ser menores que si solo viaja en alzador.

b) Comprar un alzador. Si no se puede comprar butaca por las dimensiones del auto, de igual manera tu hijo irá en la ubicación más segura, porque en la medida que la silla quede bien instalada, el asiento del medio atrás proporcionará mayor seguridad al ir protegido de los impactos laterales por las otras dos sillas que están en cada lado del auto. En este sentido, el ideal es poner la silla con menos “protección” en esta posición. Así, si por ejemplo uno de los niños ya pesa más de 15 kilos, y no cabe bien una butaca, puede usar un alzador con ajuste para el cinturón de seguridad (grupo 2/3, NO grupo 3) e instalarlo en esta posición. Y dejar el huevito y la silla Grupo 1 en las posiciones al lado de la ventana.

3. Otra alternativa a la compra de silla: Que la segunda y/o tercera silla sea una silla combinada. En este punto es necesario investigar un poco sobre los distintos modelos de sillas en el mercado. Las sillas del grupo 1-2-3, como la silla Cybex Pallas Fix es ideal porque al usarse en el grupo uno (hasta los 18 kilos o 3 ½ – 4 años aprox) tiene un innovador cojín de seguridad, sistema parecido a un airbag hinchado, que distribuye las fuerzas del impacto por su superficie y las neutraliza gracias a sus materiales diseñados para absorber la energía del golpe.

A partir de los 3 1/2 – 4 años de edad del niño aproximadamente, la silla se convierte en Solution Fix del Grupo 2/3. Tiene sistema de anclaje ISOFIX, que ofrecen una mejor estabilidad y seguridad en ambos grupos. Personalmente, es la silla que tenemos en casa con mi hijo mayor y ha resultado ser excelente para su uso diario.

4. Revisar el sistema de anclaje que tienen las 3 posiciones del asiento trasero del auto. Esto porque la elección de la silla estará regida en parte dependiendo de si tienen o no ganchos isofix o latch. Un gran tema entre los padres que han comprado sillas sin revisar cuál es el sistema que traen sus autos, es después ver cómo la instalarán y finalmente tener que cambiarla porque no sirve al no cumplir con un requisito básico de seguridad: que se ancle de forma segura a su vehículo. De lo contrario quedará “volando” y ante un impacto no brindará la seguridad esperada.

5. PROBAR las sillas en el auto donde se usarán ANTES de comprar. Cada auto es diferente, y hay que revisar caso a caso si las sillas quedan bien instaladas o no. Hay que validar también que el sentar y asegurar a los niños en las sillas no sea difícil, porque de lo contrario en el día a día las sillas terminarán sin ser usadas adecuadamente. Probar en distintas posiciones dentro del auto puede ser una buena idea también.

Les dejo a continuación una galería de imágenes con la selección de sillas que Mini Nuts me proporcionó para armar un set de tres sillas de auto: