Ya algo sabíamos respecto a la música clásica y su efecto sobre las guaguas en la panza. Ahora, según un reciente estudio publicado por la clínica europea, Instituto Marqués, comprobó que al parecer, a los bebés en el útero les gusta la música rock y otras melodías más pop que de seguro has escuchado en la dulce espera.

Así entonces, a los fetos entre las 18 a 38 semanas, se les hizo escuchar música de otros géneros, y una de las que más disfrutaron, entre distintas canciones, fue el tema “Bohemian Rhapsody” de Queen.

El estudio se realizó exponiendo a 300 fetos de entre 18 y 38 semanas de gestación a 15 canciones de tres estilos musicales diferentes: clásica, tradicional y pop-rock. El método fue usar un altavoz por vía vaginal especialmente desarrollado por el instituto, teniendo en consideración de que los bebés pueden escuchar a partir de la semana 16 del embarazo.

Una vez que escuchaban la canción, se les realizó una ecografía a las madres y con eso se pudo estudiar las reacciones de los fetos, los que se movían, abrían la boca y hasta sacaban la lengua! Siendo en conclusión, la canción con la que más reaccionaron, el himno de Queen.

¿Y por qué les gusta el rock a los fetos?

Sonidos simples y repetitivos, que no incomodan y que les resultan agradables a los bebés pareciera ser la clave, quizás por lo mismo, es que nosotras las madres les hablamos como cantándoles a nuestras guaguas, algo instintivo y a la vez muy efectivo para calmarlos, sin duda.

¿Y otras canciones favoritas?

El estudio, también comprobó que hay otros ritmos y temas musicales que disfrutan los bebés en la panza, entre ellos, destacan:

La “Pequeña serenata nocturna” de Mozart.

El villancico “Campana sobre campana”.

Música de tambores africanos.

Canciones de Village People.

Así es que ya saben mamás, no es necesario hacer el experimento del aparato vaginal, solo basta que sus niños escuchen muchas canciones y con eso estarán muy felices!