Vitamina | Salas Cuna y Jardines Infantiles

“Educar las emociones, educar para la vida”, un libro clave a tener como padres

Hace un tiempo comencé la lectura de “Educar las emociones, educar para la vida”, de la psiquiatra infantil y juvenil y reconocida autora, Amanda Céspedes y editado por Ediciones B Chile y siendo muy honesta, me costó iniciar la lectura, al principio me costó entender los conceptos iniciales que propone el libro sobre la dimensión que engloba a las emociones o bien comprender terminología y definiciones que son claves para saber qué define la personalidad de mis hijos concretamente. Todo lo anterior, hacía que fuera y volviera con el libro sin terminar capítulos.

No obstante, llegó un momento en que me di cuenta de que este libro no es una novela para sumirse en ella y no dejar de leerla hasta el final. No, este libro es una fuente de consulta que es realmente necesario de tener desde que nacen nuestros niños hasta su edad adulta, porque tal como cita el texto en el capítulo referido al apego y el vínculo: “Desde los dos meses y por las próximas dos décadas, las vinculaciones con otros significativos tendrán un papel crucial en la construcción de una personalidad sana y equilibrada o, por el contrario, de una personalidad frágil y proclive a la enfermedad”.

Y aquí es clave el destacar que “Educar las emociones..” se plantea desde una premisa básica; el amor hacia el niño, porque educarlos para la vida es tan o más importante que educarlos para que sean profesionales exitosos y con un alto desarrollo intelectual y cognitivo. Es la educación emocional, que se ejerce efectivamente con ciertas destrezas por parte de los padres (y también educadores), que han aprendido sobre elementos básicos sobre las emociones y sobre el todo que conforma a ese ser pequeño que depende absolutamente de ellos, la que finalmente logra la armonía emocional de los niños, la clave para formar adultos “con un sólido bagaje amoroso, que pondrá al servicio de su familia y su comunidad” según el libro.

En ese mismo ámbito, el texto, que pudiera perfectamente ser una guía o manual para conocer sobre las emociones, personalidad y actuar de nuestros niños, permite también ir reconociendo en uno, como adulto y luego como padre, rasgos propios y característicos de nuestra personalidad y nos guía en este reconocimiento de emociones que podemos hasta hoy no saber manejar muy bien o no darles el contexto que necesitan para expresarse. Aquí he podido aprender muchísimo sobre estados ansiosos por ejemplo, o por qué, cuando siento que pierdo la paciencia o ando de mal genio, mis hijo modelan todas estas conductas para ellos y luego, a su manera, las replican.

Y destaco también otra cosa, este libro no pretende adoctrinar o decirte “haz b o c” o “contiene a tu hijo” y fin…sin darte ninguna herramienta…¡Odio eso! No, al contrario, te pone ejemplos de situaciones de niños en distintas edades y sugiere cómo se podría actuar desde tu lado de la parentalidad, por tanto, es un libro que los papás también tienen que consultar.

A través de diferentes capítulos y diversos temas relacionados con las emociones, la experta en neuropsicología y neuropsiquiatría infantil, va entregándonos a los padres información concreta, a veces un poco “en duro” y con términos científicos, pero creo que está bien que sea así, porque manejar ciertos términos propios de expertos, también nos confiere conocimiento, y saber transforma, sin duda que nos transforma, día a día, en mejores educadores emocionales de nuestros hijos, enseñando y construyendo una familia donde no hay autoritarismo sustentado en el dominio/sumisión, sí en cambio límites, normas y una “autoridad que se sustenta en el respeto, la consecuencia, la justicia y la tolerancia. Modalidad de autoridad que posee en sí misma el germen de la validación y la legitimación”. Esto último, un gran tesoro en la educación emocional de los hijos.

Ficha Técnica:

Nombre libro:”Educar las emociones, educar para la vida”
Autor: Amanda Céspedes
Editorial: Ediciones B, Chile.
Lo encuentras en: Principales librerías de todo el país.