Esta es una situación con la que muchos papás se sentirán identificados:

“Es muy temprano en la mañana, está muy helado y debes meter rápido a tus hijos al auto, el que está más helado todavía, abres la puerta, lo sientas en su silla y lo amarras, su parka o abrigo sigue puesto y tienes que soltar un poco las correas de seguridad para que quede firme. Revisas que está todo ok con la silla y recién ahí te vas a tu asiento, echas el motor a andar y comienzas a manejar para en un rato llegar a tu destino, donde nuevamente tienes que bajar a tu hijo y sacarlo al frío, todo rápidamente, porque la vida de padres avanza muy rápido”.

La escena cotidiana que describo es la que en mi familia vivíamos a diario, apurados (como siempre), sentábamos a nuestros niños en sus sillas con sus parkas puestas y hacíamos todos los viajes así, eso hasta que leí la nota y vi el video publicado hace un tiempo por el programa estadounidense “Today Show”, donde realizaron una serie de pruebas de accidentes a baja y alta velocidad para comprobar con horror, cómo los niños literalmente se resbalan en sus parkas o abrigos ante un choque y salen disparados de sus asientos, aunque estén, en teoría, firmemente amarrados.

Al respecto, Paula Deimel, representante de Cybex Chile, líder mundial en sillas de autos para niños, certificadas y en cumplimiento con las exigentes normas europeas y norteamericanas y ahora chilenas, señala que “mientras más capas de ropa se tengan por debajo de las correas de seguridad de la silla, mayor es la posibilidad de que no queden bien amarrados, como debe ser, con tan solo un dedo que pase por debajo de la correa pero en relación a su cuerpo y no a la ropa que estén usando, y esto no se cumple cuando los niños están vestidos con parkas o abrigos con mucho relleno, los que finalmente separan las correas del cuerpo y con esto se deja de cumplir con una parte fundamental de un correcto uso de la silla de auto”, enfatiza.

¿Qué hacer entonces para prevenir este tipo de error tan común con la seguridad de nuestros niños?

1. Sentarlos sin la parka o abrigo, calefaccionar el auto primero. Tomarse unos minutos para prender el motor y calefaccionar el auto, sacarles la parka o abrigo y dejarlos con la parka encima o si no funciona este sistema (porque puede que no quieran tener la parka encima), ponerles una manta encima. Para esto es clave llevar una mantita en el auto siempre a mano.

2. Corroborar que la correa está bien sujeta haciendo la prueba de la pinza. Una correa pegada al cuerpo solo admite un dedo entre el cuerpo y la correa, si no estás segura de que está bien amarrado, intenta hacer una pinza con tus dedos y si la correa es capaz de doblarse en esa pinza, entonces no está bien puesto el cinturón de la silla.

3. Reforzar la seguridad de la silla a través de otras medidas como el cojín de seguridad. Más allá de las correas o arnés de 5 puntas que existen actualmente en el mercado, marcas como Cybex han avanzado en temas de seguridad vial para niños creando un cojín de seguridad que permite un mayor refuerzo al asegurar al niño, previniendo que puedan sacarse el arnés o el seguro de las correas en la medida en que van creciendo. El uso del cojín ha demostrado en diversas pruebas e investigaciones ser altamente más efectivo que el arnés para minimizar los riesgos de lesión en accidentes. Para más información al respecto, click aquí

Para ver otros errores comunes que podemos cometer en las sillas de autos, revisa esta nota publicada por Momimom.

Acá pueden ver el video con la prueba de impacto. Para pensar y sobre todo actuar. ¡Uf!

Y acá otro video (en alemán eso sí) que muestra otra prueba de impacto: