Las wipes o toallitas para limpiar traseritos, manos, cara, uf, un sinfín de partes del cuerpo de nuestros hijos o hasta para limpiar el auto, la casa, sacar el maquillaje incluso jajaja, son algo así como el mejor invento que se ha creado.

Peeero, las wipes no son todas iguales, lo aprendí en el ensayo y error con mis dos hijos, a los que sí bien, siendo muy honesta, primero ocupaba las wipes y luego les lavaba y les sigo lavando sus traseritos cuando la ocasión de “poop” lo amerita, esto no es siempre la realidad. Porque a veces te pilla la situación en el momento menos esperado, cuando sales, cuando no hay agua disponible, cuando en verdad necesitas de las wipes para solucionar la situación crítica que tienes literalmente en tus manos.

Por lo mismo, entre tantas wipes o toallitas que he usado, me quedo a ojos cerrados con estas “one and done” (una y listo) de Huggies, lejos las mejores y por qué? ACÁ LA EXPLICACIÓN CLARA:

Primero: Están elaboradas con una tecnología llamada Coform, con 90% de materiales naturales, lo que las hacen más suaves y gruesas, cuidando la piel de las guaguas y ayudado a hacer mejor la labor de limpieza.

Segundo: Son libres de alcohol y perfume, entonces no pican, no duelen y además tienen agua, no tienen ningún químico que pueda dañar la piel de los niños, han sido ultra testeadas y son hipoalergénicas.

Tercero: El precio, porque para ser así de buenas, tienen un precio que es bastante económico y siempre hay ofertas en el mercado para comprarlas, por lo que las hace una excelente alternativa frente a otras toallitas que son puro plástico y cero limpieza.

Cuarto: Son suaaaaaves, y son humedas, por lo que te aseguran una limpieza de una sola vez.

Y quinto: Duran harto y las recomiendo totalmente. En serio, hagan la prueba, no se van a arrepentir, las pueden usar en cualquier etapa de los niños, siendo guaguas, ya más grandes y hasta cuando dejan el pañal y hay que limpiarlos igual no más, porque esa es otra etapa que dura muuuuchos años.