Ya comenzó el frío, las lluvias y el mal tiempo en general y junto con eso, se da el ambiente propicio para que enfermedades infecciosas y broncopulmonares hagan su entrada en gloría y majestad.

Si bien no podemos hacer demasiado ante un contagio externo, sí podemos tomar algunas medidas en casa con el fin de aumentar la higiene y así evitar que los virus encuentren su lugar en diversos rincones de nuestro hogar.

1. Lavado de manos. En primer lugar está el lavado de manos, es clave enseñar a los niños, en nosotros como papás y si contamos con la ayuda de una nana, fortalecer que en la medida en que todos en casa nos lavemos las manos al llegar de la calle, antes de manipular alimentos, de tomar a los bebés o niños, o para y después de jugar, siempre lavarse las manos, así se previene el traspaso de infecciones y cuadros gastrointestinales.

2. Uso correcto de limpiadores. Es fundamental, no solo en esta época sino que como una constante, el uso de clorogel para baños y cocinas, sobre todo en superficies y artefactos. Pero no hay que exagerar, solo bastan algunas gotas de un buen clorogel sobre un paño húmedo limpio para desinfectar y no ocupar el mismo paño para todos.

3. Mantener pisos limpios. Si no tenemos la costumbre en casa de sacarnos los zapatos para transitar por ella o bien nuestros hijos juegan en el suelo o gatean, es imperativo mantener el piso limpio. El limpiapisos que tiene la marca Excell me ha dado buenos resultados, mata en un 99,9% los gérmenes y además no es “pegote” ni tengo que estar tantas veces volviendo a pasar el paño para retirar el excedente.

4. Ventilar y prevenir la humedad. Los gérmenes, virus y bacterias son felices en ambientes cerrados o humedos, para esto, ventilar en las mañanas, con los niños en otra habitación y utilizar un desodorantes antihongos, que se encuentran en el mercado, son buenas alternativas para no albergar a estos malos amigos de nuestros niños.

5. Lavar frutas y verduras siempre. En el mercado hay detergentes para lavar verduras que son muy seguros y no dejan residuos, así previenes posibles infecciones y enfermedades gastrointestinales.

6. Una vez al día, juguetes que se pueden meter al agua, van al agua. Los juguetes también son un importante vehículo para la transmisión de agentes infecciosos, dado que se traspasan entre los niños al momento de jugar, lo mejor acá es a los juguetes de plástico, sin baterías, remojarlos o darles un pequeño baño con un poquito de lavalozas y luego enjuagar muy bien.