Vitamina | Salas Cuna y Jardines Infantiles
Por: - Enero 18th, 2017 - Sin Comentarios »

10 situaciones que todos los PADRES (hombres) primerizos experimentan

El papá también es “primerizo” cuando se trata de enfrentar la llegada del primer hijo, también enfrenta los mismos dilemas que como mamás enfrentamos, y sí, desde luego que él no experimenta el embarazo como una, el parto o la parte más difícil de todas, la lactancia. No obstante, vive situaciones propias y que con mucho humor acá les expongo:

1. Muchas veces  siente que “no hace nada bien”. Sea porque tú se lo dices o haces saber con una mirada del terror o porque simplemente lo siente, en diferentes momentos de los primeros meses y para el resto de la vida. La paternidad es un mundo desconocido y plagado de “esto pude haberlo hecho de otra manera”.

2. También se siente como el “peor padre del mundo”. Al igual que tú, comete errores y siente que pueden pesarle más porque hay más ojos (principalmente los tuyos) mirándolo todo el tiempo. Y habrán situaciones en que efectivamente sea candidato al peor padre, pero luego tú compartirás el cetro también. Así es ser padres.

3. Sufre con las culpas igual que la mamá. Salir a trabajar todos los días, después de solo 5 días que tuvo después del parto para estar con el recién nacido y contigo es terrible para cualquier padre y luego habrán muchas situaciones que en sentirá culpa por “dejarlos” o bien con otras cosas del día a día de ser padre. Es la misma montaña rusa de emociones tuya, solo que muchas veces no la comenta con nadie.

4. Aunque diga que duerme, igual no duerme nada. Porque también se preocupa o sencillamente porque las noches de desvelo las vive de la misma manera que tú. Y aunque no duerma nada, al otro día se irá a trabajar con esa “caña en seco” de una noche de juerga que no incluyó nada de alcohol, solo dormir a saltos.

5. Recibe mil whatsapp al día tuyos, pidiéndole mil cosas o retándolo por todo o por nada y él aguanta estoico. La soledad de los primeros meses y las hormonas revueltas nos tienen a veces al borde del colapso, entonces comienzan los mensajes de texto y las llamadas mientras él trabaja. Yo recuerdo con extrema claridad como una vez le pedí que recorriera todas las farmacias de Santiago buscando unos absorbentes de leche y llegó con toallas higiénicas feliz de haber cumplido su misión. No me pude enojar, no podía.

6. Cree que cambia mejor los pañales que tú, porque necesita sentir que en algo él es tan experto como tú. Y en mi caso, SÍ ha sido un excelente cambiador de pañales, sabe todas las técnicas, acomoda cada pliegue y cada cierre con una expertise que ya la quisieran los expertos de las marcas de pañales. Es más, podría ser asesor.

7. Es el más feliz del mundo cuando al fin puede también alimentarlo. Puede ser la primera comida o cuando da una mamadera, es cosa de ver su cara de embobado y sabrás que este momento es un triunfo para él.

8. Mientras solo tú lo alimentas, aunque no entienda nada de lactancia, te apoya y se transforma en el mejor asesor de lactancia. Lee al respecto, se informa, te da el espacio y hasta te ayuda a subir o bajar la pechuga para acomodarla, el papá primerizo está tan preocupado como tú de que la lactancia funcione y sea exitosa.

9. Se lee todos los boletines de Babycenter y también lee blogs de maternidad (pero no comparte nada en redes sociales). Secretamente también se suscribe al boletín o bien tú le reenvías el mail o el artículo del blog de maternidad que encontraste en redes sociales, o bien sigue algún sitio relacionado con maternidad (y pone “me gusta” a la página pero no hace nada más) y lo conversan o bien llega a la casa trayendo la reveladora información, mientras tú lo escuchas con cara de “oh, eso no lo había escuchado nunca”, a pesar de que lo leíste en la mañana.

10. Si hubiera una competencia que eligiera al mejor experto en seguridad infantil, el mejor instalador de la silla de auto y armador de juguetes, cunas, coches, etc. Él sabe que la gana. En su cabeza hay premiaciones imaginarias por cada vez que supo armar algo con sus propias manos y si no vio el manual, más grande el premio. Ser papás es un repartir los roles y él espera que este, el rol de experto en seguridad y carpintero/ingeniero, es su rol.

Relacionados