Vitamina | Salas Cuna y Jardines Infantiles
Por: - Febrero 14th, 2017 - Sin Comentarios »

¿Qué aprenden los niños al jugar con bloques de madera? 10 sorprendentes beneficios

Al entrar por primera vez al que sería el jardín infantil de mi hijo mayor, una de las cosas que más me llamó la atención es que tenían muchísimos bloques de madera, en muchas formas y dimensiones distintas, agrupados bajo categorías y mezclados junto con otros juguetes para armar. Ya saliendo del jardín, pensé que esto tenía muchísima lógica, en casa por ese entonces, con lo que más se entretenía mi hijo mayor (el único en ese momento) era jugando con un mix entre bloques de madera, legos y juguetes chicos, especialmente el capitán Garfio y el cocodrilo Tic-Tac.

Los bloques de madera son un juguete fundamental para comprar a nuestros hijos. Particularmente sobre los 6 meses hasta los 4-5 años de vida de un niño (e incluso más edad, eso depende de su capacidad imaginativa y creativa). Hoy, con dos niños, elegimos para mi hija menor en su cumpleaños número dos, un set de bloques de la premiada marca suiza Oops, de la tienda Mini Nuts, ya que este tipo de juguete, potencia una serie de beneficios y desarrollos. Acá el listado, presentado por la National Association for the Education of Young Children, una fundación que se dedica en Estados Unidos a potenciar el desarrollo preescolar:

¿Qué aprenden los niños al jugar con bloques de madera? 10 sorprendentes beneficios

1. Resolución de problemas. Esta habilidad se va aprendiendo de forma consciente por el niño, el que al plantearse cómo construir X cosa, debe saber de antemano o en el camino, cómo lo hará y eso lleva a resolver el problema inicial del “¿cómo lo hago?”

2. Potencia la imaginación. Los niños pueden seguir su propio plan o bien compartir la visión de un amigo y trabajar en conjunto para crear algo que ni siquiera han soñado.

3. Les ayuda a auto-expresarse. Los bloques de madera ofrecen a los niños pequeños muchas maneras de poder expresarse, especialmente en el área del lenguaje. Basta escucharlos jugar solos o con sus pares o que les preguntes que están haciendo para que ellos te cuenten expresivamente que están haciendo.

4. Potencia habilidades lógico-matématicas. Conceptos fundamentales de estas dos cogniciones son practicadas y reforzadas a través del juego con bloques de madera. Esto incluye el aprender a medir, a comparar, a contar, estimar, sacar longitudes y también establecer simetrías y balances.

5. Establece bases para la continuidad y permanencia. El juego en bloque potencia la inteligencia especial y habilidades motoras. Esto es algo que se da al jugar solos o en grupo, donde el juego puede comenzar-terminar o comenzar-permanecer. Y esto los niños van poco a poco captándolo.

6. Estimulan la creatividad. Los bloques y otros juegos que se ensamblan o agrupan permiten a los niños una infinita capacidad de crear y re-crear juegos, estructuras, en fin, todo lo que se les puede llegar a ocurrir, combinando una y otra vez distintos tipos de juguetes junto con los bloques.

7. Abre el camino a descubrir las ciencias. Los bloques de madera ofrecen la oportunidad de plantear y comprobar hipótesis y así comenzar a construir un razonamiento científico.

8. Potencia la auto-estima. Los niños descubren a través del juego que ellos tienen ideas y que las pueden hacer realidad creando, transformando, desarmando y re-creando según sus habilidades y eso les va entregando un sentido de seguridad en si mismos.

9. Estimula el crecimiento social y emocional. Los bloques ayudan a los niños a aprender a respetar los turnos y a compartir los juguetes. Estos simples actos, no tienen en realidad nada de simples porque les permiten comenzar a relacionarse con sus pares y así forjar las primeras relaciones de amistad, dándoles confianza en su dimensión social, potenciando además su concentración y atención en otros y afianzando su auto-estima.

10. Desarrollos cognitivos en amplitud. Jugar con bloques de madera en resumen potencia en detalle las habilidades ya planteadas pero también realza el crecimiento de todas las habilidades cognitivas, tales como las habilidades motoras y gruesas, desarrollo del lenguaje, alfabetización y comprensión lectora de modo abstracto, preparando el proceso lector.