Al tener niños la Navidad pasa automáticamente a ser su fiesta, es la única instancia del año donde todos los miembros de tu familia, tú, tu pareja y ey! el mundo entero prácticamente se unen para hacerles creer a los niños en mágicas tradiciones y en la celebración de esta fecha tan especial.

Por lo mismo y para que esta fiesta sea dedicada 100% a ellos, acá 5 tips que te ayudarán a planificar con anticipación aspectos desde la comida de esa noche con ellos hasta la apertura de los regalos o la salida a esperar el Viejo Pascuero.

1. Celebrar la llegada del Viejo Pascuero cuando ellos estén bien despiertos, temprano. Guagua con sueño o niño menor de 5 años con sueño es igual a mamá y papá mal genio, estresados y nerviosos. Una de las cosas que más me llamó la atención de la primera Navidad que viví con mi marido y su familia es que ellos celebraban siempre antes de comer la llegada del Viejo Pascuero, no esperaban las 12 como se hace en muchas casas y esto luego implementamos en mi familia y ha funcionado. Lo más importante es hacer participe de este rito a la familia extendida y explicar a abuelos y tíos que para ustedes es mejor esta fórmula y así los niños lo pasan increíble mientras están aún bien despiertos y no cansados e irritables.

2. Planificar el menú para ellos y avisar antes a la familia sobre lo que se comerá. Por ejemplo si tu hijo (como es mi caso) tiene alguna alergia o intolerancia alimentaria, alinear a la familia a que no traigan cosas que él querrá comer porque por más que le expliques no entenderá, son los adultos los que deben entender. Con mi hijo por ejemplo, está más que claro por todos en la familia que no puede comer nada con lactosa y todos los postres o preparaciones se hacen sin lactosa y listo, todos felices.

3. Conversar con la familia sobre “códigos de conducta” o “protocolo” en la mesa con niños chicos. No puedes esperar a que todos en tu familia le hablen a tu hijo como tú o su padre le hablan para educarlo o corregirlo ante algún comportamiento, por esto es mejor que con anticipación les pidas a tu familia que para no confundirlo mejor sean los papás los que lo ayuden a comer en la mesa, a pedirle que no grite por ejemplo o que no haga tanto desorden (y digo “tanto” porque aunque tú estés acostumbrada a tu hijo, el resto no) Lo mismo se va a otros aspectos como por ejemplo, evitar decir garabatos o hablar de temas donde tu hijo pueda parar la oreja y quedar espantado.

4. Cuando llegue la hora de abrir los regalos, dejar que tu hijo se guíe por ti o por alguien de tu familia para que pueda ir disfrutando uno a uno sus presentes. Probablemente tu hijo o hijos reciban más de un regalo, entonces ideal es que pidas a un abuelo o tío y así los haces participes de este lindo momento de que ayude a los niños a abrir los regalos, porque si los dejas solos no sabrán por dónde partir y se sentirán un poco abrumados con esto de que de la nada se llenó un árbol de regalos porque mientras él no miraba pasó un caballero llamado Viejo Pascuero.

5. Incluir a tus hijos en toda la celebración y guiarlos en todo momento. Siéntalos en la mesa, hazlos parte a ellos y a todos en tu familia de esta celebración y guíalos por cada paso de este día, sin ponerlos nerviosos con toda la anticipación, aunque eso es difícil pero depende de ti mantenerlos tranquilos y marcarles también el fin de la noche, porque ten más que seguro que no se van a querer ir a dormir, no señor.