Los beneficios asociados a la prelectura en nuestros hijos entre los 4 y 5 años serán considerablemente significativos para el comienzo de su educación básica, etapa donde comienza el la lecto-escritura, es decir, a los 6 años, primero básico, con toda la base adquirida en la prebásica, aprenderá a leer y a escribir.

No obstante el gran impulso que entrega la educación preescolar que reciben entre el prekinder y el kinder, es muy importante que en casa seamos nosotros, los padres, los que motivemos la lectura en ellos, aprovechando precisamente uno de los rasgos más característicos de los niños de 4 y 5 años: su increíble motivación y curiosidad innata por aprender cada día lo máximo que se pueda.

¿Cómo motivar y fomentar la lectura? 5 tips para lograrlo

1.Que la hora de leer sea una invitación a disfrutar de un momento muy divertido, con títulos y libros que lo atraigan. Donde juntos, podrán además tener un espacio de calidad y de compartir mamá/hijo. Lo ideal es que sea parte de una rutina y también que se dé de forma natural y no forzada, por ejemplo un fin de semana en la tarde en casa o en el parque, darse algunos minutos para leer textos que sean entretenidos, en una mezcla que ya puede tener un poco más de texto, pero nunca dejando de lado las ilustraciones propias de un libro infantil y una trama interesante y atrayente para tu hijo.

2.Observar y reforzar positivamente el inicio de la lecto- escritura en casa de forma espontánea y también guiada. Ver si tu hijo se muestra interesado y solo comienza a escribir su nombre o algunas palabras, así como también empieza a leer palabras, es un excelente indicador que la lectura va bien encaminada y si en casa guías algunas actividades simples, apoyarás mucho más el proceso de alfabetización y comprensión lectora en tu hijo.

3.Permitir a los niños que elijan sus libros, llevarlos a librerías y ferias y motivarlos a que lean junto a ti. Que buscar y elegir un libro se convierta en un panorama, donde todos están involucrados y lo pasan bien. La clave acá será que tú entregues al niño, dentro de un marco de títulos, qué libro podría elegir. Que nunca sea “no vamos a comprar un juguete, vamos a comprar un libro”, porque la asociación al libro entonces no será positiva. En la medida en que el libro sea para el niño un vehículo de goce y de posibilidades infinitas para imaginar, crear y recrear, más involucrado estará en su propio proceso lector.

4.Estar dispuesta a dar el ejemplo. Es decir, tú también empezar a leer, lo que sea, que ellos vean que como mamá también encuentras fantástica la lectura es un gran punto de partida para criar a niños lectores.

5.Animar la lectura como factor clave para ir generando una mayor atracción. El proceso de animación de la lectura no significa que te tengas que disfrazar y micrófono en mano leer el libro. No, animar la lectura significa leer en voz alta a tu hijo o hijos, en un ambiente tranquilo, donde no existan distractores y que permitan que los niños puedan concentrarse en tu voz. Algunas estrategias de animación lectora son:

Crear diferentes voces para los personajes y para la narración utilizar tu voz.

Ir haciendo preguntas al niño en medio de la lectura.

Inferir aspectos de los personajes junto con el niño.

Hacer pausas, crear suspenso en la lectura.Ir observando al niño en su concentración y realizar inflexiones de la voz para volver a atraer su atención.

Identificar al niño con algún personaje de la lectura siempre.

Con estos simples tips para estimular y fomentar la lectura en tu hijo de 4 a 5 años que como mencionaba en un comienzo, está en pleno proceso de iniciación de la lecto-escritura, te aseguro que se transformará en un niño que se interesa por la lectura y que con ella irá potenciando aún más sus habilidades y desarrollo.