Desde que hace dos años o más, no me acuerdo, llegamos al cine con mi hijo mayor y antes de la película pasaron el cortometraje animado chileno “Historia de un oso”…además de quedar emocionada hasta las lágrimas (porque mi historia familiar de origen está marcada también como la del oso) pensé, ojalá esta historia se transforme en libro, para así verla siempre, para así tenerla en nuestra familia.

Y luego vino el Oscar, el primer Oscar en la historia chilena y conocer la historia de esfuerzo detrás de sus creadores, y pasó el tiempo y un día vi el libro, hermoso, con tapas duras, con ilustraciones maravillosas y la historia contada en código libro álbum, es decir, poco texto y harta imagen, todo maravillosamente editado por Zig Zag Editorial y fue mi meta personal llegar a tenerlo.

Y ahora que está en nuestra casa y que se los he leído a mis hijos ya considerablemente un buen número de veces, me sigue encantando, cada detalle, la historia que te presentan pero también la historia que no te cuentan, pero que está ahí, que queda como reflexión, que invita a darle una vuelta, a valorar más a tu familia, a vencer siempre a “los domadores”, a tener en cuenta que sin la familia no tienen mucho sentido las cosas que hacemos en esta vida.

Y por lo mismo, tal como el osito, hay que recordarlo siempre, ya sea trabajando o llevando a tu familia en fotos, pero más importante, siempre en tu en todo lo que haces día a día… gracias por estar “Historia de un Oso”.

Lo encuentran en librerías de todo Chile.