Si hay algo que nos une a todos como papás que estamos hace pocos años en el rubro es el darnos cuenta de ciertas “reglas o códigos no escritos”, que vienen de la mano con esta nueva etapa. Acá el listado que de seguro ya has vivido o estás por vivir:

1. Olvídate de usar ropa blanca. Tú o ellos, mejor decir adiós que sufrir por manchas.

2. Los 5 minutos son una unidad de tiempo relativa. ¿Qué es el tiempo? Y es que si de poner hora se trata, tus hijos son capaces de filosofar contigo respecto a este concepto, porque nada es absoluto mamá, todo es relativo.

3. Si hay que ir a comprar apurada, nunca ir con un niño. Aunque hayan carritos de supermercado con auto incorporado, ir a comprar con un niño es sinónimo de demoras y negociaciones de sindicato respecto a un juguete que no se llevará a la casa.

4. Mientras más caro sea el zapatito comprado, más rápido se perderá. ¿Cuántas zapatillitas Converse compradas y cuántas zapatillitas Converse perdidas? El balance siempre irá en negativo.

5. El día que no llevas muda extra, es el día en que más la necesitas. Dices, JA! pero si mi hijo ya no usa pañales, para qué llevar muda, pero claro, se cae, se le da vuelta el jugo y todo vuelve a cero.

6. Dejar un lápiz de tinta o plumón al alcance de un niño, es lo mismo que decirle adiós a los muebles o la pared de la casa. Error de padre principiante fue dejar esos Sharpie encima del mesón de la cocina, gran, gran error.

7.Toda herida, caída, accidente, se soluciona con un besito de mamá y un “sana, sana”. Y hasta hoy, nadie ha logrado inventar algo mejor que un besito de mamá para remediar este tipo de pequeños problemas.

8. La comida que hoy amaron tus hijos, mañana la odiarán como si fuera la maldad misma. “Mamá, este pollo es el mejor que he probado, ¡me encanta!”- Siguiente escena- “Mamá este pollo es malo, no quiero”.

9. Cuando más ordenada esté la casa, es cuando más rápido se desordenará. Una casa ordenada es un sueño, una ilusión y una fantasía con niños pequeños así que para qué sufrir, ¿para qué?

10. Resfríos y virosis varias siempre llegarán cercano a sus cumpleaños, Navidad o cualquier fecha importante para ellos y sus padres. No los esperes en otro momento, nunca.

11. Un chupete o mantita o peluche regalón perdido es el inicio del apocalipsis nocturno en tu casa. En serio, todos los padres de niños pequeños sabemos muy bien esta regla no escrita de un buen dormir, deben estar TODOS los elementos de sueño para el niño junto con él a la hora de irse a acostar, de lo contrario, el infierno se desatará.

12. Las fotos nunca serán de portada. Mientras más les pides que posen para una foto, peor salen, y cuando quieres tomar una foto espontánea, es cuando más movida sale, al final todas las fotos son iguales: borrosas, fuera de foco y tú apareces pésimo.

13. Ya no sabes qué esta de moda para ti. Puedes andar con la misma ropa de hace 5 años, pero ellos siempre estrenarán tenida nueva.

14. No por mucho trasnochar se amanece más tarde. Mientras más tarde se acuesten, más temprano al otro día se levantan y con mal genio más encima.

15. No te cansarás nunca de escucharlo (todo) el día hablar. Misteriosamente, de todo el mundo podrás cansarte de escuchar, pero aunque tu hijo hable más que convención de oradores, de él nunca te agotarás. Nop, el resto son todos loros pero mi hijo es un verdadero trovador de 3 años.

16. Dos son compañía y también desunión. Si hay más de dos niños en casa, serán capaces de amarse y odiarse en fracción de segundos, durante todo, todo el santo día y cuando tú tratas de intervenir, es peor, mejor dejar que se entiendan solos en sus propios códigos.