Por: - Octubre 24th, 2017 - Sin Comentarios »

3 tips para estimular el lenguaje a través del juego en niños de 0 a 4 años

He contado en otros posts acerca del pequeño retraso que tuvo mi hijo mayor en su lenguaje. Estos fueron los tips que más nos sirvieron a nosotros como papás y por supuesto a mi pequeño retoño que con gran entusiasmo fue cada día avanzando más en su lenguaje. (Ahora de hecho el problema es pedirle que pueda quedarse callado un ratito.)

1.Desde que nace, hablar con él, comunicarnos con el lenguaje, la mirada, los gestos no en código bebé, sino tal cual hablamos en nuestro día a día. Claramente esto es algo que hacemos todas las mamás y papás con nuestros niños, la clave muy simple está acá en la intención comunicativa que se llama, esto es, el crear una comunicación completa, involucrando la mirada, el tono de la voz, los gestos con las manos, el cuerpo, etc. Ser mamá significa también comenzar a ser un poco actriz para que tu hijo pueda darte el máximo de atención e ir aprendiendo.

Esta forma de comunicación es una de las más importante de estimular, esto porque el niño que va desarrollando una correcta comunicación con su entorno, irá adquiriendo gradualmente el lenguaje, siendo fundamental entonces la estimulación desde el nacimiento y en todo el primer año de vida.

2. Ya en su primer año, estar en permanente juego y potenciación del lenguaje con nuestros hijos. Las primeras palabras en ser parte del vocabulario de nuestros hijos son las palabras funcionales (comandos o para llamar a mamá o papá) y luego cuando el niño trata de hablar, lo hará principalmente con las onomatopeyas, que es como suena la palabra. Una excelente manera de jugar con él es irle enseñando entonces cómo suenan, por ejemplo:

los nombres de los alimentos (ñam ñam), animales (miau), partes del cuerpo (pie-mano) y vestimenta (zapato-tato), ya que si bien pueden iniciarse como onomatopeyas, pronto pasarán a ser palabras.

3. Trabajar categorías para ir desarrollando el lenguaje. Es muy importante ir todos los días trabajando a través del juego (que pueden ser 10 minutos al día, no es necesario TODO el día), el que los niños sobre el año en adelante puedan ir reconociendo que existen categorías donde se van agrupando todo lo que ven en su entorno y en su propio cuerpo.

Cuando ya se han establecido las categorías se pueden empezar a trabajar las subcategorías (ejemplo, agrupar a los mamíferos, verduras de las frutas) o también describir las partes del cuerpo según categoría que son parte fina y gruesa (lo grueso vendría a ser el brazo, lo fino, el codo y así.) Todo esto, le ayudará a ir clasificando y afinando con el tiempo la elaboración de frases y también enriquecer su vocabulario.

Lo más importante es la constancia y el tiempo pleno, atención plena, aunque sean 10 minutos, esos 10 minutos serán trascendentales para nuestros hijos y si consideramos que el promedio de concentración y atención plena de un niño de un año es 1 minuto, imagina lo que lograrás con ir trabajando cada día, 10 minutos en su lenguaje.