Vitamina | Salas Cuna y Jardines Infantiles

5 razones para evitar dar bebidas con gas y azúcar a tus hijos pequeños

bebidas con azucar

Estoy en permanente conflicto con las bebidas, lo asumo, y es que a mí me gustan pero sé que no hacen bien, lo sé, lo sé. Por lo mismo, aunque yo no sea el emblema de la alimentación saludable, al menos hago el esfuerzo con mis hijos y trato en lo posible de no darles bebidas con azúcar añadida (es decir, si les doy un jugo natural, que ojalá solo tenga el azúcar de la fruta, pero no siempre se puede, sobre todo con las pulpas congeladas) pero en lo que no transamos con su padre es con las bebidas con gas.

Para saber más de este tema y reafirmar esta opción de alimentación pregunté a  Araceli De La Torre, nutricionista y fundadora de Dime lo que Comes acerca de los riesgos de dar bebidas gasificadas y azucaradas a los niños pequeños. Acá sus razones:

¿Por qué es mejor evitar dar bebidas con gas y/o con azúcar a niños pequeños?

1.Causan rápida adicción. Así es, es muy fácil que los niños una vez que prueben una bebida después solo quieran tomar de ella y dejen de preferir el agua por ejemplo. Los padres son responsables de crear gustos y preferencias en alimentación para los niños y enseñarles a tomar agua es fundamental para su alimentación.

2.Pueden provocar enfermedades. La ingesta excesiva de azúcar puede desencadenar patologías como:

Obesidad y Sobrepeso: Estudios realizados a niños y adolescentes en México por ejemplo, concluyeron que el aporte calórico proveniente de bebidas y jugos azucarados era excesivamente alto. Niños con consumo habitual de bebidas azucaradas entre comidas tuvieron 2.4 veces más probabilidad de tener sobrepeso al ser comparados con niños no consumidores.

Resistencia la insulina y diabetes: El consumo de bebidas azucaradas aumentan las concentraciones de glucosa en sangre y con el tiempo esto puede provocar alteraciones la respuesta insulínica.

3.Huesos débiles. La ingesta de calcio es crítica durante la etapa infantil, ya que es en esta etapa en donde hay mayor desarrollo óseo. Las bebidas contienen fósforo y cafeína lo que favorece de forma negativa la relación calcio/fósforo, la absorción de calcio y su eliminación lo que provoca una mala mineralización ósea. Esto podría provocar, como se ha demostrado en estudios, hipocalemia en niños y posterior osteoporosis en la adultez.

4.Caries dentales: La aparición de caries dentales es multifactorial, y entre estos destaca el consumo de bebidas. Se ha demostrado que el consumo de bebidas favorece la erosión del esmalte y posterior aparición de caries.

5. El interés por otros alimentos más saludables se va perdiendo. Las bebidas generan rápidamente un círculo vicioso, mientras más las tomamos más ganas tendremos de consumirlas siempre y menos ganas de cambiarlas por otro líquido, eliminando así de la dieta de nuestros hijos las frutas o el agua por ejemplo porque no habrá forma en que los consuman.

Creo que con estas razones es suficiente, como para decir adios para siempre a las bebidas con gas y bebidas con azúcar y la recomendación general es que ante todo, siempre demos a nuestros pequeños agua. Y como experiencia puedo contarles que si no les gusta el agua porque bueno, no tiene sabor, pueden ir de a poco intercalando agua con jugos naturales más diluidos o bien preferir aguas saborizadas o jugos sin azúcar.

Para contactar a Dime lo que Comes:

Sitio Web: www.dimeloquecomes.com
Mail: contacto@dimeloquecomes.com
Facebook: Dime lo que Comes
Instagram: @dlqnutricion

Relacionados