Si en ocasiones, sobre todo al llegar la tarde o la noche, te sientes agotada y un poco agobiada por todas las cosas que día a día debes realizar como mamá, entonces lo mejor para esos momentos es primero, tomar un pequeño descanso y proceder a hacer lo que mejor sabemos hacer como madres: organizarnos y ver de qué manera podemos mejorar lo que no funciona como debiera. Este, es sin duda un superpoder que adquirimos al convertirnos en mamás. Y para hacer tu día de madre más llevadero, acá 5 cosas a planificar en la rutina diaria:

1. Planificar las comidas por semana: A veces no nos damos cuenta pero resulta que se nos fue el día pensando en comida y no de comidas elegantes precisamente, sino que de almuerzo, cena, desayuno, colaciones, snacks de media mañana, de media tarde, de media-media tarde, de noche, etc. Entonces, llega un momento en que el tema de la comida cansa. ¿Solución? Elaborar minutas, como si tu casa fuera un casino y manejarte con eso, así sabrás bien qué es lo que hay que comprar para la semana y te evitas el “¿qué vamos a comer hoy?”. Planificar es muy fácil y en internet puedes descargar minutas o menús para armar. Mira estos menús para mamás y planificadores de menús en Pinterest.

2. Planificar el día: Entre el trabajo y la casa no queda mucho tiempo, entonces lo que hacemos es dejar para el fin de semana todo lo que no pudimos hacer en la semana, ¿qué hacer para que podamos descansar un poco esos días? Planificar es la solución pero diviendo en dos categorías todas las cosas que debemos hacer, siendo la categoría 1 las tareas de la casa y la categoría 2 todo lo que se hace fuera de ella. De esta manera, de lunes a viernes organizar tramites, compras, controles médicos, trámites varios y el sábado am alguna actividad que haya quedado pendiente pero siempre fuera de casa y en la semana, llevar con orden las actividades propias de la casa, organizando desde el baño de los niños, orden y limpieza hasta alguna actividad social con ellos.

3. Planificar tiempo en la semana solo para ti. ¡Qué importante es preocuparnos de nosotras pero qué poco lo hacemos! No tiene que ser un gran panorama, a veces tomar un libro y leer tranquila por media hora es todo lo que necesitamos, salir a dar una vuelta, a vitrinear, juntarse con las amigas, tomarse un café, lo que necesites. ¡Y a no sentirse culpable! Porque para que los niños estén felices es primordial que la mamá también lo esté.

4. Planificar un viaje en familia con anticipación. Así es, tener en mente un evento a futuro, en este caso un viaje familiar ayuda a visualizar un cambio en la rutina positivo y beneficioso para todos. Muchos estudios han demostrado que tener en mente vacaciones o un viaje, aunque sea a largo plazo, ayuda a concretar otros objetivos como por ejemplo, mantener ordenada la casa para ahorrar dinero y no gastar en arreglos o servicios de limpieza o lograr cosas que ayuden a que el viaje se haga realidad.

5. Planificar una cita en casa con tu pareja una vez por semana. No tiene que ser salir a comer o al cine o viajar cada fin de semana, en mi caso, con dos niños chicos es por ahora casi imposible porque además de estar con ellos, hay que cuidar el presupuesto, por lo que creativamente, todas las semanas dejamos un día para que con mi marido veamos una película o comamos algo rico en casa y por un par de horas no hablamos de todo lo que hay que hacer o de nuestros problemas, sino que por el contrario, nos reímos, comentamos algún tema que leímos por ahí y vemos fotos divertidas de los niños. Simple y muy gratificante.