El calor extremo que en época de verano, y que particularmente en estos días se está sintiendo, no solo nos afecta a nosotros como adultos en cuando a síntomas físicos o cansancio, en los niños puede provocar cuadros severos de deshidratación o situaciones de emergencia y que requieren atención médica inmediata como los golpes de calor, cuadros gástricos o reacciones alérgicas al sudor y la temperatura entre otros efectos.

Para evitar que nuestros hijos puedan sufrir algunas de estas consecuencias del calor, les presento acá consejos prácticos de expertos de la Women’s and Children’s Health Network del gobierno de Australia:

¿Cómo cuidar a los bebés y niños pequeños del calor?

Ropa. Los bebés no regulan la temperatura de la misma forma que los adultos, pasarán meses antes de que puedan hacerlo y es recomendable ante el calor no sobreabrigarlos, especialmente en pies, manos y cabeza. De preferencia vestirlos con prendas livianas de algodón, orgánico o el algodón peruano pima son ideales. Body, pilucho y patitas son las prendas que sí o sí debes tener en su closet para ellos.

Para los niños lo mismo y en lo posible vestirlos con prendas fáciles de sacar y que no tengan tantos estampados o telas pesadas que les molestarán. En zapatos, las chalitas o los zapatitos tipo Bammers o Crocs son los preferidos pero a muchos niños les transpira el pie en exceso y por lo mismo, lo mejor es ver si es el calzado apropiado. En mi experiencia, a mis hijos les pongo esos zapatos pero les pongo talco y calcetines delgados y que llegan a los talones para evitar los roces o bien a pie pelado.

Temperatura y Aire. Considerar el tener aire acondicionado, o bien un ventilador pero que no apunte directo a la cara del niño, que el aire sea envolvente o llegue de forma indirecta de arriba hacia abajo o hacia el centro. El aire debe estar a una temperatura ambiente porque de lo contrario el niño comenzará a respirar el aire muy helado y puede verse afectado particularmente con cuadros respiratorios altos (laringe, garganta, faringe).

Alimentación. Los bebés y los niños con el calor se deshidratan, si es bebé menor de 5 meses no se recomienda el agua, solo la leche que tomen. Con los niños, alternar con agua entre otros líquidos o helados que tomen al día. Frutas y comidas livianas también se recomiendan. Comidas muy pesadas pueden causar malestares tras la ingesta.

Al dormir. Si tu bebé o niño pequeño duerme con ustedes o contigo en tu cama, ten en cuenta que tú eres fuente de calor, lo mejor ante mucho calor es darles el espacio para que duerman y descansen tranquilos, evitar cojines o los laterales de cuna que no dejan pasar el aire, no hacerlos dormir en sus sillas o coches por largos períodos de tiempo porque no circula el aire y si van en auto, el aire acondicionado será necesario y nunca, nunca dejarlos en el auto si te bajas de él, aunque sea por unos minutos.

Estando en casa o afuera. En casa preferir lugares de sombra o hacer sombra cerrando cortinas, dejar circular el aire o utilizar aire acondicionado o ventiladores alejados de ellos, si salen, buscar los ratos que no haga tanto calor para pasear o realizar trámites. Evitar la exposición al sol, no llevarlos en el coche totalmente tapados y si son bebés, no pueden estar bajo el sol porque se exponen a quemaduras, menores de 6 meses no pueden utilizar bloqueador solar.