“Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento”. Con esta frase, la empresaria del fitness y entrenadora personal norteamericana María Kang, comienza la defensa en su blog de una simple y extremadamente directa pregunta “Cuál es tu excusa”, que realizó con una imagen, que ella misma reconoce es fotoshopeada, junto a sus tres hijos que en ese momento, agosto del 2012, tenían 3 años, 2 años y el último con 8 meses.

La idea de hacer esta imagen era promover su increíble transformación luego de 3 embarazos consecutivos a partir de sus 29 años y cómo, a pura fuerza de voluntad esta empresaria y dueña de casa, que no tiene empleada, logró bajar de peso y ponerse en forma, tan orgullosa de ella misma está que formó una fundación para promover el deporte, inventó una pelota para endurecer la guata y tiene un programa dedicado a los adultos mayores y sí, entre medio de todo eso, hace gimnasia 3 horas al día, come saludable y se mantiene regia.

Cuando leí la pregunta “Cuál es tu excusa?”, yo que aún sufro por 4 kilos que tengo demás luego del embarazo y que no hay caso que se quieran ir, luego de mirarme la guata suelta que me quedó tras llevar casi 10 meses a mi hijo, digo, bueno, acá mi única excusa es que simplemente no me dedico más tiempo a mi, me falta la fuerza de voluntad para mover el trasero y hacer más ejercicio del que hago semanalmente y claro está, podría dejar de comer algunas cosas por acá y por allá que sé muy bien que engordan.

Y eso sería todo, no me siento ofendida ni menos siento que es un ataque, porque revisando la página de Facebook de María me doy cuenta que esta mujer ha hecho del deporte su vida, su motivo de levantarse cada mañana y armó todo un cuento en torno a la maternidad y cómo esta te puede hacer mejor. Finalmente, cuando veo cosas así o cuando veo a las estrellas que tienen que perder todo el “baby weight” rápido porque o sino, Dios, que pasaría, pienso que además de la cosa social también hay mucho de uno en este tema, de cómo valoramos nuestra imagen y bueno, si trabajas con ella, entonces no te queda otra.

Yo me exigí bajar de peso y hacer un poco de ejercicio pero no puedo dedicarle todas mis energías porque tengo más cosas que hacer simplemente, aún así, tiempo siempre, siempre va a haber y cuando leo todas las enfurecidas respuestas que ha provocado en muchas madres en el mundo esta imagen pienso en que si bien no es un deber tener que bajar de peso tras el embarazo ni llegar a ser como Maria, pucha que es necesario sentirse linda y la belleza, como todo arte, se cultiva, unas con más, otras con menos esfuerzo, en mi caso, hay que hacer esfuerzos.

Y esa es mi única excusa.

cual es tu excusa