La piel es un tejido muy elástico y durante el embarazo puede llegar a estirarse hasta 10 veces sobre lo normal, es decir, pasar de 1 cm. a 10 cms. sin problema alguno, ¿pero consecuencias? Ahí está el inconveniente, en algunas mujeres, este gran estiramiento dejará huellas y esas huellas se transforman en el tiempo en las para nada bienvenidas estrías.

No obstante, aunque contemos con la seguridad de que la piel es elástica, hay distintos factores que afectan esa elasticidad. Natalia Mandujano, Kinesióloga de la Clínica Estética Le Ciel, explica que es fundamental tener una piel muy hidratada, tanto por dentro como por fuera, al momento de encarar un embarazo.  Esto significa, cuidarse con alimentos que potencien la elasticidad de la piel y al mismo tiempo, utilizar cremas que ayuden a mantener esa elasticidad y prevenir estrías, las que aparecerán como  consecuencia de la rotura de las fibras cutáneas que se encuentran bajo la piel, las que si no están bien tonificadas al distenderse se rompen y producen cicatrices.

¿Cómo prevenir las estrías en el embarazo y post-embarazo?

La gran aliada que debes tener en tu embarazo y en tu post-parto, es una buena crema y un buen aceite corportal que juntos potencien la elasticidad de los tejidos, no tiene por qué ser una crema o aceite en extremo cara, en farmacias y tiendas puedes encontrar muy buenas soluciones, fíjate en los ingredientes, ideal es que entre ellos estén presentes el colágeno, elastina, centella asiática, aceite de mosqueta y la vitamina E y O. El uso del aloe vera al natural, directo de la planta, también podría ayudarte.

Yo utilicé en mis dos embarazos 2 cremas con excelentes resultados, la Velastisa y Mustela y de aceites me encantó por su textura y resultados el de Weleda.

Ideal es que comiences a utilizarlas partiendo el embarazo y las mantengas en el post parto también, unos 3 a 6 meses.

La alimentación es de igual manera, un factor clave para mantener un buen tono y elasticidad de la piel en el embarazo y el post parto. Además de tomar mucha agua, consume alimentos ricos en silicio, presente en papas y vegetales de hoja verde, favorecerá  la producción de colágeno. Los frutos secos, la palta y algunas semillas también hay que incluirlos en la dieta durante el embarazo por sus aceites esenciales. Y, por último, considera alimentos ricos Vitamina C presentes en la frambuesa, la naranja y la papaya.

Sin embargo, si pese a todo eso, desarrollas estrías en el embarazo y post-parto, no te sientas mal y culpa a la genética. Si tu madre tuvo estrías, es muy probable que tú también las tengas en zonas como abdomen, nalgas, muslos, cadera y pechos. La rapidez con la que tu abdomen se expanda también es un factor importante y que no hay cómo controlar; entre más rápido crezca más posibilidades hay de que la piel no responda de buena forma y entonces aparezcan estrías.

Si este es tu caso puedes recurrir a un tratamiento post parto que te ayude a disimularlas, ya que una vez que aparecen no es posible eliminarlas pero sí es posible mejorar su apariencia, y muchísimo.

Tratamientos estéticos para atenuar estrías

Uno de los tratamientos más efectivos actualmente y que se puede realizar postparto (debes consultar a tu pediatra si es que puedes realizarlo durante la lactancia) es la Microelectrilitis Percutánea (MEP), que consiste en ir estría por estría introduciendo una pequeña aguja de acupuntura, la cual llevará una microcorriente que desencadenará una respuesta inflamatoria que irá reparando la piel, permitiendo rellenar de forma natural y progresiva la estrías. Además estimula la producción de colágeno en la piel.

El resultado final es una piel de mejor aspecto, quedando muy similar al resto de la piel del sector tratado. Para más información, averigua más de este tratamiento aquí.