Así es, ser mamá no te hace, no me hace ser mejor persona. Puede leerse duro, puede leerse complejo, pero es la verdad. En estos casi 7 años de maternidad me he dado cuenta de esta verdad en mí y en otras mujeres y acá las razones:

1. Ser madre no es sinónimo de convertirte en superhéroe. Lo siento, pero aún es fuerte el golpe de darme cuenta de que no por hacerme cargo de otro ser humano entré a la Liga de la Justicia. Solo soy ahora una persona más fuerte y con un mayor nivel de compromiso que nunca imaginé que iba a tener, pero por ningún motivo me hace ser más especial, solo me hace ser una madre lo suficientemente capaz para mis hijos.

2. Ser madre no te convierte en una persona sabia. Y es que ¡OH POR DIOS! Que algunas mujeres piensan que porque ahora son madres aparentemente el conocimiento también alumbraron. No pues, el tener sabiduría para ciertas cosas o mayores conocimientos no viene con una guagua incluida, al contrario, reside en nuestra capacidad de ir adaptándonos y no quedarnos nunca quietas, porque ahora hay una razón muy poderosa para seguir aprendiendo.

3. Ser madre no te otorga automáticamente valores. Porque los valores se aprenden desde mucho antes, no vienen incorporados en la maternidad y vaya que eso se refleja después en la crianza de los hijos. Por eso la lección más humilde que he aprendido aquí es que es gracias a ser madre que he podido adquirir nuevos valores y poner en práctica otros que favorecen una crianza basada en el respeto y el amor hacia mis hijos.

4. Ser madre no cambia tu esencia. Porque la maternidad es una experiencia muy personal y muchas cosas deben quedarse en ese lugar. Sí a ti cambió tu esencia, perfecto, pero no es una verdad absoluta ni un hecho consumado que pase en todas las que nos convertimos en madres.

5. Y por último, ser madre no te hace una mejor persona..porque simplemente ser una buena persona es un conjunto de muchas cosas, en diferentes dimensiones de la vida que no involucran solo la maternidad. UNA SIGUE SIENDO MUCHAS COSAS MAMÁS! QUE NO TE DEFINA SER MADRE COMO UN TODO Y POR FAVOR, SIGUE CRECIENDO Y AVANZANDO POR TI Y PARA TUS HIJOS, NO POR ELLOS Y PARA ELLOS SOLAMENTE.

Este artículo fue publicado originalmente en la sección de Tendencias x Nosotras donde soy columnista en el diario Hoy x Hoy.