Despertar con dolor de cabeza, dolor de los músculos de la cara, cansadas y con la certeza de que dormimos pésimo, son síntomas característicos del bruxismo, un hábito que se caracteriza por apretar con diversa intensidad los dientes al dormir o incluso estando despiertos, sin cumplir una función específica como masticar por ejemplo.

Pero el bruxismo no es solo exclusivo de los adultos, aunque se asocia generalmente a ese grupo por estar más expuestos a factores como el estrés. Según datos de la Clínica Diente de Leche, se estima que cerca de un 40% de los menores entre 7 y 10 años lo padecen.

Las causas del Bruxismo infantil

Muchos elementos pueden ser detonantes del bruxismo infantil, sin embargo, este hábito se ve frecuentemente asociado a los siguientes factores:

1.Obesidad
2.Estrés
3.Reflujo gastroesofágico
4.Apnea de sueño
5.Amígdalas hipertróficas
6.Adenoides
7.Alergia
8.Medicamentos para el déficit atencional

Una vez identificada la causa, se debe trabajar en conjunto con el especialista en salud dental para ir tratando ambos problemas, lo que se traduce en los siguientes tipos de tratamientos.

Tratamientos para el bruxismo

El Dr. William Collio, cirujano dentista de Clínica Diente de Leche, comenta que “si bien los planos de relajación protegen la dentadura, no son la solución definitiva, ya que pueden ser varias las causas que desencadenan el bruxismo. Por ello, es muy importante realizar un correcto examen clínico y personal del paciente para un tratamiento adecuado”, el que puede consistir en:

1. Evaluación del tipo de mordida y derivación cuando corresponda.
2. Evaluación e indicaciones para hábitos de sueño.
3. Evaluación dental e indicaciones y derivación cuando corresponda para tratar causales del bruxismo en pacientes que presenten alguna de las causales antes mencionadas.

Y si bien utilizar planos de relajación funciona en muchos adultos (aunque en lo personal odio mi plano de relajación y lo uso tarde mal y nunca), no es la solución absoluta a toda esta problemática, especialmente cuando se trata de niños a los que difícilmente lograrás convencer de que usen planos de relajación, que se arman de acrílico, en base a un molde exacto de la dentadura del paciente.

Lo importante entonces es el enfoque del tratamiento, que éste se realice de forma integral, contemplando todas las causales y variables que de la evaluación puedan surgir, trabajando en conjunto con los papás y el niño y así evitar el desgaste de dientes, fractura de tapaduras, sensibilidad dentaria que aumenta con los cambios de temperatura e, incluso, pérdida de algunas
piezas dentales.