Como ya sabrán en mis posts anteriores, he comenzado una nueva vida en el sur, específicamente en la ciudad de Puerto Montt, que aunque tiene su encanto esto de la lluvia y el frío, a veces me ha dejado vistiendo la misma ropa por varios días, no pudiendo innovar mucho porque mi closet es aún santiaguino, de harta polera, leggins, vestidos y blusas, pero de chalecos gruesos, bufandas y parkas, muy poco.

Por eso, y tomando en consideración de que el invierno aún no se acaba y la primavera igual es helada, les dejo esta galería con outfits completos que fashionistas y mortales madres como una han seleccionado en Pinterest para vestirse cómodas, con onda y con estilo. Este último concepto cuesta un poco lograrlo en la etapa “madre con niños de menos de 4 años”, porque a veces uno trata de producirse y ponerle cuento al look pero en cuanto tomas a tu guagua en brazos ZAS! que viene el vomito en la polera mientras el infante de 3 años te mancha con sus manitos con salsa de tomates el pantalón. La tenida oficialmente se fue a las pailas.

Pero como uno nunca se rinde, vean esta galería para inspirarse en armar looks sencillos, echando mano a lo que tenemos y dejando paso para innovar siguiendo siempre estas 3 premisas:

1-Nunca comprarse ropa o 1 talla más chica o 1 talla más grande: Viste tu cuerpo para el ahora y no para el que “perdiste en el embarazo” o el “que te da vergüenza mostrar”. Si hay panza, entonces ropa suelta en esa sección. Nunca pantalones apretados que corten el rollo y por el amor a Dios, no te compres ropa en tallas más grande. Tu talla y punto, sea la que sea actualmente.

2-Tener a mano estos básicos:

-Jeans pitillo oscuro (nunca..VOY A ENFATIZAR…NUNCA CON FOCALIZADO!, un tono y listo)
-Polera negra manga 3/4.
-Chaleco que tape estratégicamente todo.
-Botas o botines de buena calidad. (Invierte una vez, duran años.)
-Bufandas y pañuelos.

3-Tonos neutros sin tanto estampado: Cuando tu vestuario es más sencillo y lo resaltas con accesorios claves como pañuelos, bufandas, aros o collares y buenos zapatos, armas un look con estilo que además permite ir variándolo en la medida en que vas cambiando los accesorios. Por eso, invierte en los básicos y luego es combinar y nada más. Si te compras una polera o vestido estampado, te pasará que rapidamente todos te conocerán esa prenda y será como “ya se la puso de nuevo…”.