Cuando empieza la alimentación complementaria de nuestros hijos, alrededor de los 5 meses y medio, muchas mamás se preocupan por cómo diablos van a cocinar diferente para ellos o bien si es que quedará buena la comida, será nutritiva o finalmente, y el punto más importante, se la comerán los niños.

Pues bien, antes de todo, mi recomendación es que te animes a preparar la comida de tu bebé. No tengas miedo a hacerlo porque la posibilidad de equivocarte es considerablemente mínima y con estos tips para el exitoso inicio, todo irá suaaaaave y sabroso como un colado o papilla.

1. Planificar las comidas y hacerlas en torno a lo que se come en casa. Preparar la comida de tu guagua es muy fácil! Lo que pasa es que da la idea de que es complejo y toma muchos pasos pero acá la clave es que lo que cocines para la familia sea una parte de lo que comerá también tu hijo. Ejemplo, si harás papas, cocínalas sin sal y deja unas cuantas guardadas para la comida de tu hijo, lo mismo para otros vegetales y separados los vas guardando en el refrigerador para cuando toque mezclarlos para la papilla.

2. Organizar las comidas y menú de colados y papillas semanalmente. Acá es clave seguir las recomendaciones de tu pediatra en cuanto a lo que les va autorizando a comer. Por ejemplo, si al empezar solo autoriza posta y pollo, organiza preparar almuerzo carne de posta negra o rosada magra y luego para la cena, armar colados de pollo más las verduras. Para esto, es importante que las compras sean organizadas en torno a las papillas que se harán por semana y si se puede congelar, lo ideal es que sea comida que no pase de una semana a otra.

Relacionado: ¿Cómo congelar papillas y colados en el refrigerador correctamente?

3. Comprar la maquinaria adecuada para preparar los alimentos. Acá es importante invertir, una sola vez y punto. Como recomendación, es mejor un procesador de alimentos o un robot de cocina (que hacen la pega completa desde la preparación a la cocción como la Easyways) antes que una juguera o minipymer que son leeeentas para moler o triturar.

4. Ser creativa con las mezclas. A nadie le gusta comer tooodos los días lo mismo, entonces por qué le habría de gustar a tu guagua comer todo el tiempo la misma combinación de colado? Hay que ser creativa y acá la clave es hacer combinaciones ricas con los alimentos permitidos por tu pediatra y con el tiempo ir avanzando en las mezclas. En la variedad está el gusto dicen los expertos y Ratatuille.

5. Manipular los alimentos sin contaminarlos. Por ejemplo, no picar en un mismo lado el postre que comerán crudo con los alimentos que se cocieron. Lavarse correctamente las manos y cuando se almacenen los potes, tenerlos muy limpios siempre para así evitar cualquier contagio de virus y bacterias oportunistas.

6. Cocinar con cierto orden es la clave. Así es, no se trata de echar todo a la olla y listo, no señor, todo tiene un orden: primero va la carne y el arroz o las papas y luego, cuando ya estén a medio cocer a fuego medio/bajo con agua, agregar los otros vegetales y dar la cocción completa por 25 minutos en total.