Luego de un embarazo, a no ser que seas un alíen, todas quedamos con algún tipo de “pancita”, que es muy difícil de bajar para muchas y muy fácil de bajar para otras y claro, aunque no lo queramos aceptar, lo cierto es que para ambos casos hay que hacer en mayor o menor medida diversos esfuerzos.

Tener una zona abdominal un poco más trabajada no solo ayuda a vernos mejor, también sirve para que el cuerpo tenga un mejor equilibrio y balance corporal, mejorando la postura y evitando que podamos sufrir de dolores de espalda entre tanto cargar a los niños.

Y en la mezcla de ejercicios y alimentación está finalmente la clave para ir trabajando esa parte de nuestra anatomía. Acá partimos con contarles sobre los abdominales que hay que realizar, con la asesoría del profesor y subgerente de operaciones del gimnasio O2Fit, Cesar Dinamarca.

Guía para hacer buenos y efectivos abdominales:

• Abdominal Crunch en el piso: Acostado boca arriba, con las rodillas flexionadas y los pies completamente apoyados en el suelo, separados por el ancho de las caderas, manteniendo las manos detrás de la cabeza. Se flexiona el tronco lentamente, hacía las rodillas hasta que los hombros se separen del suelo a medida que exhalas, detente un instante y regresa a la posición inicial al tiempo se inhala.

• Abdominal oblicuo en el piso: Acostado boca arriba, flexionar las rodillas y los pies apoyados en el piso, cruzar pierna izquierda sobre la rodilla derecha, de tal manera que el tobillo izquierdo descanse justo debajo de la rodilla derecha (formando un triángulo entre las piernas). Las manos las ubicamos detrás de la cabeza con los codos extendidos, descansando la cabeza en nuestras manos. Flexiona el tronco lentamente, acercando el codo a la rodilla opuesta, detente un instante y regresa a la posición inicial al tiempo que inhalas.

• Abdominal invertido: Acostado boca arriba elevamos las piernas hacia el tronco, produciendo una flexión de cadera, las manos van debajo de la pelvis, como protección de la zona lumbar.

Plancha Fontal en el piso: Acostado boca abajo en el suelo, apoyando el peso del cuerpo sobre los pies y antebrazos. Los codos deben estar directamente apoyados bajo la línea de los hombros. Desde esta posición, contrae la zona abdominal, elevando las caderas hasta alcanzar con el cuerpo una línea paralela al piso. Mantener la posición unos segundos y volver a la posición inicial.

En todos estos abdominales es fundamental proteger la espalda y cuello y obviamente, complementar con alguna otra rutina de ejercicios para ver mejores resultados. Ahora let´s work out!