Vitamina | Salas Cuna y Jardines Infantiles

¿Qué tan importante es acostar SIEMPRE temprano a los niños? ¡Más de lo que piensas!

nino durmiendo

Acostar a mis hijos temprano no solo ha demostrado tener positivos efectos en cómo ellos están de mejor ánimo y energía al día siguiente, también nos ha servido a nosotros, los padres, para aprovechar esos momentos de paz y calma tan necesarios para “resetearse” y recargarse de paciencia-entusiasmo-energía-amor y un largo etcétera que nos permite al día siguiente seguir criando.

Leer entonces un artículo publicado por la escritora experta en Ciencia para la revista norteamericana Slate, Melinda Wenner, me dio la luz de esperanza que necesitaba para, además de la propia experiencia que veo en el día a día con mis hijos, seguir intentando, ante todo, de acostarlos temprano. Aunque por sus edades (3 y 1 año respectivamente), esto a veces no resulta.

En su post titulado “En defensa de mis absurdos horarios de acostada temprano“, la escritora y mamá de dos niños pequeños de 5 y 2 años, parte explicando que  a menudo, sobre todo llegando el verano norteamericano, enfrenta las críticas de sus amigos, familia y otras mamás que no entienden por qué prefiere no ir a ciertos eventos o retirarse temprano siempre por no transar con la hora de dormir de sus hijos: 7 de la tarde para el hijo de 2 años y 7.30 pm para el mayor de 5 años. La rutina asegura, la mantiene todo el año porque así sus hijos ” son considerablemente más felices, divertidos y relajados y es un agrado para todos que estén así y mientras más reviso investigaciones y opiniones científicas al respecto, más me convenzo que mientras más temprano digamos “buenas noches”, más beneficios vemos al día siguiente y en consecutivo, porque dormir más y mejor reporta significativos avances tanto en lo físico, lo emocional como en sus desarrollos cognitivos.

Por otra parte, acostarlos temprano es también sinónimo de que su sueño será más reparador, distintos estudios así lo han demostrado, enfatiza la autora del artículo. Un ejemplo de que el acostar a los niños temprano y de forma rutinaria es beneficioso, está expuesto en el libro “Healthy Sleep Habits, Happy Child“, del pediatra estadounidense Marc Weissbluth, el cual postula que “en el sueño de los niños, la cantidad de horas impacta en la calidad del sueño y en el cómo dormirán durante la noche”.

Así entonces, mientras más temprano se acuesten, mejor dormirán. Ejemplo: Un niño que se va a acostar 20 minutos antes, se dormirá 20 minutos antes y tendrá 20 minutos extra de sueño. Investigaciones en este plano han encontrado que los niños que se van a dormir muy tarde demoran más en quedarse dormidos, se despiertan más seguido en las noches y no duermen lo suficiente para poder entrar en un sueño reparador.

En resumen, niños entre 2 a 5 años que se van a dormir antes de las 9 de la noche, dormirán en promedio 78 minutos más que otros niños que se acuestan después de las 9 y despiertan, promedio, entre 6 a 7 de la mañana. Y otro hallazgo, un estudio de sueño demostró que los niños que se acuestan más temprano no necesariamente despertarán más temprano, simplemente, dormirán más tiempo.

Y aunque no sea fácil acostar a los niños temprano, seguir una rutina muy estricta, yo sé, al menos que en mi caso, puedo tenerla de lunes a jueves pero de los viernes a domingos cuesta más, lo importante es hacer el intento. Personalmente, ante eventos sociales o situaciones de salida, no nos retiramos a las 6 para estar acostando a nuestros hijos a las 7 como la autora del artículo, pero sí, desde que leí este artículo y lo comenté con mi marido, estamos haciendo un esfuerzo en acostarlos más temprano, al menos 4 días a la semana. Acá algunas señales y tips para que la hora de dormir sea efectiva y exitosa.

¿Cómo saber cuándo es hora de acostar más temprano a mi hijo?

Los niños deben dormir, según sus edades, en promedio distintas horas, las que puedes ver en este post sobre pautas de sueño infantil.

Un tip muy útil que te permitirá saber cuál es una hora óptima para acostar a tus hijos lo encontrarás en su comportamiento entre las 4 a 6 de la tarde o entre 5 a 7 de la tarde si es mayor de 3 años. Según señala el pediatra tras “Healthy Sleep Habits, Happy Child”, observar cómo se comportan a esas horas, si están irritables, mal genio, visiblemente cansados, con poca energía o prefieren dejar de jugar, entonces lo más probable es que necesiten comenzar a acostarse más temprano.

  • En resumen ¿Qué beneficios tendrá el acostarlos más temprano?
  • Mejor calidad de sueño.
  • Mayor posibilidad de tener un sueño reparador, “restorative sleep”.
  • Disminución de las despertadas durante la noche.
  • Mayores posibilidades de concentración, aprendizaje y disposición para el desarrollo de habilidades cognitivas.
  • Mejor estado de salud.

Y por último, padres más relajados, que descansaron, que tuvieron un necesario momento de pareja y que recargaron pilas para al día siguiente seguir criando.

 

 

Relacionados