Hace poco, leí una columna de la psicóloga Neva Milicic sobre la alfabetización emocional y recordé de inmediato mi propia niñez. Crecí leyendo, crecí rodeada de libros y por sobre todo, crecí junto a mis hermanos escuchando sospechosas reversiones de clásicos infantiles en la voz de mi abuelo-escritor y poeta popular, donde extrañamente siempre los personajes principales iban a la Universidad y comían mucha cazuela. Uno de los extractos de la columna dice lo siguiente:

“Escuchar o leer sobre emociones, así como hablar y escribir sobre ellas contribuye significativamente a un mejor desarrollo emocional y cognitivo. Se dice que un niño necesitaría escuchar mil cuentos antes de los 6 años, los cuales no requieren ser distintos, porque hay algo muy mágico en escuchar o releer varias veces la misma historia. Al releer se produce una apropiación con profundidad de los mensajes y la relectura va transformando esas historias en los cuentos preferidos de los niños”.

Pero por sobre todo, el crecer en una familia que leía ha hecho que hoy valore aún más la lectura y su trascendencia en la vida de mis hijos. Los cuentos clásicos son los que más nos conectan porque tanto a mi como a ellos nos emociona leer y releer historias que no tienen tiempo y que salen del tradicional “circuito” se podría decir de todo lo que Disney ha llevado al cine.

Es en esta búsqueda que me encontré en la librería Contrapunto con el libro “Los Mejores Cuentos Clásicos” y qué sorpresa más linda fue comprobar que aquellos cuentos que contiene este texto, no son los antes mencionados, al contrario, conservan su característica de clásicos pero con un toque de originalidad en la selección, así he podido darles a conocer a mis hijos “Alicia en el País de las Maravillas”, “Heidi y “Oliver Twist”, entre otros, los que se van complementando con increíbles ilustraciones que permiten tomar y retomar la lectura cuántas veces sea necesario porque ésta te va guiando y eso se agradece porque por muchas noches, nos vamos antes de dormir a saber qué pasó con cada personaje que vive en este libro.

Disponible en las librerías Contrapunto y para compras en el sitio web de la librería