Diciembre 2015. Comenzaba el mes, mes del primer cumpleaños de mi hija, de mi marido, de presentaciones de fin de año, de fiestas, etcétera. En resumen, un mes de mucha actividad social y de “mostrarme”, lo que, siendo muy sincera y como es la tónica de mi estilo en Momimom, me tenía un poco aproblemada, digo un poco porque si bien me sentía incómoda con mi apariencia física post-parto, no le daba demasiada importancia, por algo no estaba haciendo ni dieta ni ejercicio, hasta ese momento.

Pero llegaron las primeras fotos de esos primeros eventos de diciembre y ahí sí me preocupé. Una como mamá, en general se va acostumbrando a estar “detrás” de la foto, pero ahora estaba yo “en” las fotos y no me gustó lo que vi. La pesa me lo confirmaba, seguía con casi 10 kilos extra a mi peso normal. Es decir, debiendo pesar 60-61 estaba en 68-69 kilos.

Y no solo era un tema de imagen. Mis kilos de más también le estaban pasando la cuenta a mi cuerpo. Por el sobrepeso, comencé con un problema a la rodilla y el traumatólogo fue enfático en señalar que la principal solución pasaba por perder peso. También me sentía cansada, sin energía al final del día y con una sensación constante de “panza hinchada”.

Esto no es “magia”. Es constancia, y es también ser ordenada con tus comidas, hacer ejercicio y saber que se puede contar con ayudas como las que presenta Nutrapharm.

Enero 2016. Comenzó el nuevo año y dije “no más”, y así busqué primero una dieta. Error. No funcionó. Pero luego, por recomendación de una amiga y su buena experiencia, comencé en febrero a tomar V-Plano Meal Replacement. Además comí de forma más saludable, controlé la comida en las noches e hice ejercicio. Al primer mes los resultados fueron increíbles, y los documenté en este post sobre mi experiencia tomando V-Plano Meal Replacement.

En el segundo mes, marzo, con la entrada a clases de mi hijo, trabajo nuevo, y muchas otras cosas, comencé a complementar el tratamiento del batido que me hacía con V-Plano Meal Replacement en las noches, con Lipofit durante el día (pueden encontrar toda la información sobre Lipofit aquí), especialmente para bajar los rollitos, y ya terminando el mes, estaba con 5 kilos menos. 3 de febrero y 2 de marzo se habían ido, y sin querer regresar. ¿Resultado? Ropa nueva, fotos nuevas, felicidad de decirle adiós para siempre a los pantalones, dos tallas más arriba de lo usual, y por sobre todo ¡Energía! Para hacer más cosas, para jugar con mis hijos, en fin, para todo.

Abril 2016. Tercer mes de uso. Comencé a tomar el V-Plano Meal Replacement como complemento al desayuno, por su composición de lácteos y proteínas, y con eso realmente he tenido más energía y cero sensación de hambre a media mañana. Seguí complementando el tratamiento con una pastilla de Lipofit, antes del almuerzo y la cena, una alimentación y hábitos más saludables y ejercicio, y bajé dos kilos más.

_DSC0633

Total final: 7 kilos menos.

Aún quedan unos 2 kilos por bajar. Esto no es “magia”. Es constancia, y es también ser ordenada con tus comidas, hacer ejercicio y saber que se puede contar con ayudas como las que presenta Nutrapharm. Lo que más me gusta de este laboratorio nacional, es que la elaboración y componentes de sus productos son verdaderamente naturales, lo que te permite entender y conocer cada uno de ellos. Saber para qué te servirá el producto, usándolo un período de tiempo establecido, y poder visualizar los resultados. Eso es lo que más me ha ayudado en este proceso de volver a ser yo, no una nueva versión de mí o una persona que no era antes. Solo volver a mi peso y sentirme a gusto con mi imagen, porque aunque puedan decirte lo contrario, a mí sí me importaba, y me importa, sentirme a gusto en mi propia piel.

Para más información sobre V-Plano Meal Replacement y Lipofit, puedes encontrarlos y comprar en línea, en el sitio web de Nutrapharm y también en todas las farmacias Cruz Verde de Chile.