Vitamina | Salas Cuna y Jardines Infantiles
Por: - Enero 5th, 2017 - Sin Comentarios »

Las 2 palabras que debes dejar de pedirles a tus hijos que digan

Esta situación es más o menos así:

Yo: “Pero hijo, eso no se hace, no se le quita el juguete a otro niño, es tu amigo, pídele disculpas y di “lo siento”

Hijo: (No muy convencido, corrijo, PARA NADA CONVENCIDO, pide disculpas y dice “lo siento”.

¿Les parece conocida esta escena? Pues bien, a mi me ha pasado muchas veces y más de las que creo, le pido a mis hijos que digan que lo sienten a algo que en verdad no lo sienten como una disculpa. Incluso yo en diversas ocasiones he dicho “lo siento” a cosas que en verdad no sentía para nada que tenía que pedir disculpas y sin embargo lo hice.

Es por lo mismo que cuando me encontré con un artículo del sitio Aha! Parenting sobre las dos palabras que debes dejar de pedirles a tu hijo que digan para resolver sus problemas, en realidad no estamos ayudándoles a enseñar a resolverlos sino que estamos forzando una solución que no existe.

Al respecto, Laura Markham, psicóloga y autora del libro “Peaceful Parent, Happy Siblings: How to Stop the Fighting and Raise Friends For Life”, las disculpas forzadas entre niños funcionan de la misma manera que en los adultos, si no sentimos como genuino el error y la disculpa ante él, no habremos aprendido nada de lo beneficioso que puede ser reconocer cuando nos hemos equivocado.

¿Qué hacer entonces para que los niños dejen el “lo siento” como una respuesta automática (que nosotros mismos les hemos enseñado) y que entiendan la importancia de enmendar un error? Acá las propuestas de la especialista:

1. Focalizarse en ayudar a los niños a que aprendan a comunicarse correctamente antes de decir un “lo siento”. Si les enseñamos a los niños a expresar sus deseos y necesidades concretamente, a escuchar al otro, estableciendo pequeños diálogos sobre el comportamiento que llevó al error, será más significativo como lección a aprender que un “lo siento”.

2. Esperar a que se calmen, conversar con ellos y luego reflexionar juntos sobre si es importante pedir disculpas. Si el niño entiende por qué debe pedir disculpas y decir “lo siento”, que sea cuando esté calmado y no enojado y menos tú. En resumen, todos deben calmarse primero antes de decir cosas que en verdad no sienten.

3. Empoderar a los niños a “reparar las cosas” por si mismos. No se trata de decirles “arregla tú el problema”, es ayudarles y guiarlos a que ante un error que requiere una disculpa, lo mejor es mostrarles que puede solucionar un problema como por ejemplo, si rompió un juguete a un amigo o al hermano (a), ver cómo lo puede reparar aunque en realidad no pueda, no importa, es la intención lo que cuenta. Y dejarlos un momento para que reflexionen sobre una solución, solos y que después te la cuenten.

4. Dar el ejemplo. Si nos equivocamos con nuestros hijos, si por ejemplo nos enojamos y dijimos algo que no era apropiado a ellos, saber pedirles disculpas después de reflexionar, de mostrarles que lo pensamos, es la mejor guía para que ellos también aprendan a través de sus padres a que una equivocación se soluciona verdaderamente con un “lo siento” que no fue automático, sino que tomó un tiempo y que antes tuvo otras palabras por pronunciar y explicar.

Y por último, todo esto, aplicarlo para nosotros los adultos, lo que sin duda nos llevará a una crianza más propositiva y conciliadora.

Relacionados