Vitamina | Salas Cuna y Jardines Infantiles
Por: - Marzo 1st, 2017 - Sin Comentarios »

5 prácticos tips para aplicar en el comienzo del jardín infantil o sala cuna

jardin infantil

El inicio de la educación preescolar o el ingreso a una sala cuna por primera vez es un hito en nuestra maternidad que nos afecta tanto como a nuestros hijos. A continuación, tips para enfrentar este momento crucial:

1. Preguntar, investigar, conocer. Tanto si ingresa a sala cuna como al jardín infantil, tomarte el tiempo que necesitas para llevarlo y estar por un rato con él es fundamental la primera semana. Ir antes a conocer sus dependencias, pedir referencias, conversar con otras mamás apoderadas del lugar. Nunca será “exagerado”, es tu hijo y tienes todo el derecho de vivir este proceso con calma y muy informada.

2. Saber llevar la culpa.“No quiero volver a trabajar”o “debiera estar con mi hijo y soy la peor madre del mundo por querer volver a trabajar”. Estos son algunos de los argumentos que pasan por la cabeza de muchas mamás que deben reincorporarse al trabajo después del postnatal. No te preocupes, es algo con lo que todas lidiamos a diario, incluso las mamás que ya trabajando o estando en casa, comenzarán a vivir la etapa preescolar de sus hijos, sentirán en algún momento culpa por todo o por nada y hay que darle el espacio pero no dejar que se quede.

Relacionado: 7 tips para sobrevivir como mamás la primera semana de clases de nuestros hijos

3. Organizar todo con anticipación.
Será un poco estresante al inicio tratar de cumplir con todo, más el jardín o sala cuna pero organizándote con tiempo y no a última hora, lo lograrás, ese es el único secreto del éxito.

4. Cumplir con todo lo que piden. Y eso incluye llevar las cosas el día que se pidieron, ser ordenada con las colaciones o comidas, ir a las reuniones o citaciones y seguir las recomendaciones dadas para tu hijo. Ahora serás apoderada y la responsabilidad es parte de este nuevo rol.

Relacionado: ¿Qué preparar de colación a nuestros hijos pequeños? Pautas e ideas saludables.

5. Saber que se enfermará y que durante un buen tiempo, tu vida será un poco más caótica. Nada que hacer acá. Aunque te miren feo en el trabajo o sientes que pasas más yendo al pediatra que a cualquier otro lado, es también una etapa. Y lo bueno, es que pasa.

Este artículo fue publicado originalmente en la sección de Tendencias x Nosotras donde soy columnista en el diario Hoy x Hoy.

Relacionados